play_arrow

Opinión| La muerte del periodismo, Montelíbano

Córdoba
Jul 11, 2019

Por: ​Julián Echeverry Guerra  

En nuestro municipio la corrupción ha llegado a destruir y corromper con sobornos,puestos, censura y persecución al periodismo independiente y el lado de la verdad en Montelíbano.   

Cansado de ver medios que nos muestran una verdad parcializada, y más triste aún, una verdad con un trasfondo de conveniencia política, quise hablar con periodistas de diferentes sectores y posturas en nuestro municipio, para saber su opinión sobre esto que atrevidamente lo he llamado “la muerte del periodismo”, porque ¿quién soy yo para cuestionar un oficio que no he estudiado, ni tampoco ejerzo? Creo que son ellos los que mejor pueden cuestionarse.  

Las respuestas me sorprendieron y respaldaron mi corazonada, porque la mayoría de ellos me respondieron limitándose, buscando culpables, y lo que me pareció más grave, justificándose como si mis preguntas los estuvieran acusando de algo. Las preguntas fueron muy simples y personales al momento de responder:    

  1. ¿Qué debe tener un buen periodista? 
  2. ¿Considera que en Montelíbano hay buenos periodistas?   

Las respuestas a la primera pregunta fueron muy similares o por lo menos conducían a lo mismo. Según ellos, un buen periodista debe “exponer los hechos, tener ética, tener liderazgo social, ser una buena persona y mostrar lo que realmente está sucediendo”.     

Hubo uno, incluso, que me habló de lo que él consideraba los tres pilares del periodismo: la investigación, la imparcialidad y la objetividad. Las respuestas a la segunda pregunta muestran una grave realidad porque ninguno de los que respondieron a mis preguntas fue capaz de considerarse a sí mismo un buen periodista. ¿Entonces, los sectores periodísticos de Montelíbano no presentan los hechos bajo los estándares de la investigación, la imparcialidad y la objetividad?  

Seguido a esto, me surgió una tercera pregunta dirigida nuevamente por la autoevaluación: ¿cómo describiría la labor del periodista en Montelíbano? A lo que respondieron que “les falta mucho”, que “están desenfocados” y que “a pesar del amor por el oficio están limitados”. ¿Qué significa estar limitados? ¿Y por qué un periodista tendría que estarlo? Según Daniel Coronell (periodista más leído en el país) la labor del periodista es exponer los hechos y servir de contrapoder, buscando los hechos que alguien poderoso quiere ocultar. María Jimena Duzán nos dice que los periodistas al servicio del poder son más exitosos, adinerados y con mucha más fama. ¿Es esta la respuesta? ¿Están los periodistas de Montelíbano al servicio poder? ¿Será que dejaron de lado la investigación, la imparcialidad y la objetividad? ¿Lo hicieron para ser más exitosos, adinerados y famosos? Si es así, entonces ¿dónde queda eso que con tan pretenciosa entonación hablaron sobre la ética y la labor social?  

No me parecería justo terminar esta columna sin reconocer el valioso trabajo de unos pocos periodistas que luchan por un mejor Montelíbano y que día a día exponen la integridad y seguridad de ellos y de sus familias. Los que nos dicen la verdad, permaneciendo del lado de la justicia y de la democracia. Las personas que utilizan su título de periodista y su credibilidad ante la sociedad para engañar con verdades a medias y mentiras completas, no deberían ser llamados periodistas, porque el periodismo es una palabra que lleva una historia y muchos muertos que han estremecido el corazón de los colombianos

Foto tomada de: ​https://blogs.brown.edu/hisp-0110-s01-fall-2017/files/2017/11/Periodista4.jpg                     

Aqui

Social

FACEBOOK
31600Fans
TWITTER
780Seguidores
YOUTUBE
585Suscriptores
Publicidad
Bombones
Aqui
Publicidad
X
Aqui